El efecto de los dispositivos móviles en tu postura y tu columna vertebral.

En los últimos años se ha experimentado en las consultas un crecimiento de pacientes que acuden por dolor de cuello, cabeza, tensión espinal y espalda. ¿Cuál es el principal motivo de este crecimiento? Sin duda el constante uso de todo tipo de dispositivos electrónicos: móviles, tablets, ordenadores, ebooks, etc).

Tal es así, que esta dolencia ya tiene un nombre propio para hablar de ella desde un punto de vista médico y/o quiropráctico: text neck -cuello de texto- un término acuñado por el Quiropráctico Dean Fishman que se refiere al trastorno muscular “de moda” en esta era de la información. De hecho, se está convirtiendo en una auténtica epidemia en Estados Unidos y en muchos países europeos, entre ellos en España.

El uso continuado de estos aparatos lleva a mantener la cabeza inclinada durante horas, momento en el que el cuello pierde su curvatura natural, causando una desalineación en la columna y un consecuente dolor crónico. Este dolor se caracteriza por rigidez de cuello, dolor de hombros y cefaleas.

Hay que saber que la cabeza humana pesa 5.5 kg (de media), pero conforme el cuello se dobla hacia adelante aumenta el peso sobre las cervicales. Esto es porque cada 2.5 cm que tu cuello se adelanta hay un peso adicional de 4,5 kg en él.

Debido a esta mala posición de la cabeza, se fuerzan los músculos en la parte alta del cuello y de la espalda, lo que obliga a trabajar más intensamente para evitar que la cabeza caiga en el pecho. Y es que colocar la cabeza inclinada hacia adelante 60 grados equivale a tener sobre ella un peso de 27 kilos, algo que sin duda, provocará dolor.

Esta continua contracción de los músculos crea una presión sobre los nervios en la base del cráneo, y es entonces cuando aparecen los síntomas del text neck y a la larga puede causar problemas mayores como:

Subluxaciones: La tensión ejercida sobre los ligamentos y la tensión muscular creada por esta mala postura, fuerzan las vértebras en posiciones erróneas, creando así micro desplazamientos de las vértebras y afectando la coordinación articular durante los movimientos habituales. De esta manera, se acaban desplazando las vértebras de su posición normal, creando subluxaciones vertebrales con la consecuente afectación hacia las raíces nerviosas.

Hernias discales y artrosis prematura:  Fruto de las subluxaciones vertebrales, al estar mal posicionadas las vértebras, cambian el centro de gravedad sobre el disco y los apoyos durante el movimiento. Este desequilibrio debilita el aporte nutricional hacia este mismo y se debilita, empezando a degenerar de forma prematura (artrosis vertebral, espondilitis). Esto añadido a la tensión constante sobre el disco debilitado, es cuando aparecen protrusiones y más adelante hernias discales con sus resultantes efectos sobre los nervios y dolor que producen.

Compresión de los nervios de la columna. Los canales por los que pasan los nervios se estrechan a causa de esas vértebras mal posicionadas, y eso causa dolor e irritación sobre los nervios.

Deformaciones en la columna: Se aplana la curvatura natural del cuello, lo que provoca compresión y puede llevar a desarrollar artrosis en edad temprana si no se trata a tiempo.

Tensión muscular en la nuca, espalda y paletilla: a causa del peso de la cabeza hacia delante que crea contractura constante durante largos periodos de tiempo.

¿Cómo evitar el cuello de texto?

El uso de dispositivos móviles es hoy en día casi inevitable. Aunque no se trabaje con un ordenador, el móvil es casi una extensión de nuestro brazo. Ya sea para mantenernos en contacto con nuestros familiares y amigos, o para revisar la agenda de reuniones del día, o porque es donde tenemos apuntada la lista de la compra o las tareas para realizar ese día. El uso del móvil es un hecho, y es que los estudios demuestran que los españoles miramos el móvil una media de 150 veces al día. ¿Alarmante verdad?

Por ello, os aportamos una serie de consejos que puede ayudaros a evitar esta nueva dolencia conocida como el text neck, tan sólo a base de un buen uso de los diferentes dispositivos electrónicos:

Postura

Ordenador de mesa:

  • Ajusta la pantalla para que la vista se dirija ligeramente hacia abajo. Si la pantalla está muy baja, colocar algo bajo ella, como por ejemplo unos libros.
  • Sitúa el monitor a unos 60 cm. de los ojos. Si la pantalla es muy grande, mejor más lejos.
  • Colocarlo centrado, de forma que no tengas que girar la cabeza para mirarlo.

Tablet/pórtatil:

Columna

  • Coloca el dispositivos en una posición ligeramente inferior a los ojos para que las cervicales estén en una posición neutra y no flexionada, manteniendo una postura recta aunque sin forzar y sentarse de forma adecuada.

Móvil:

  • Levanta tus manos y no bajes la cabeza. La postura perfecta para consultar esa nueva notificación que te ha llegado es tener la cabeza erguida y las orejas a la altura de los hombros.

Por supuesto, para el uso de cualquiera de estos dispositivos se recomienda ir realizando estiramientos de la zona cervical, para relajar así la musculatura.

¡Hay que preocuparse igual de nuestro smartphone como de nuestro cuerpo!

Si quieres asegurarte de que tu cuerpo está trabajando al 100% hazte una revisión de tu columna vertebral. Sólo así podrás comprobar que tu sistema nervioso funciona de forma óptima, así como ganarás en calidad de vida. Deja atrás tus molestias y olvídate de los medicamentos y otros antiinflamatorios o relajantes musculares.

Fuente: Assessment of Stresses in the Cervical Spine Caused by Posture and head position – Kenneth K. Hansraj, Jefe Medicina Espinal